1- ¿Qué es el “binge drinking” y cómo me afecta si soy mujer?

La explicación de este anglicismo es en realidad bastante simple y conocido en nuestra sociedad.

Es un consumo compulsivo, un “atracón”, que te lleva a ingerir grandes cantidades de alcohol durante un breve periodo de tiempo, con la única intención de emborracharte.

Como referencia genérica, tiende a considerarse “binge drinking”, el consumo de 5 bebidas en hombres, o 4 en mujeres, en un periodo de menos de 2 horas.

– Cuando empiezo a beber no puedo parar, tengo que tomarme una copa detrás de otra.

– Soy tímida, y al principio solo busco desinhibirme un poco, pero pronto pierdo el control y acabo haciendo cosas de las que luego me arrepiento.

– Me prometo que será una copa y para cuando me doy cuenta ya estoy con la quinta o la sexta en la mano.

Estos y otros muchos testimonio similares se repiten en las consultas que tratan a mujeres con problemas de alcoholismo, donde en muchos de los casos, se dan las circunstancias para considerar su consumo como compulsivo.

Y tras ello llegan las consecuencias.

La culpa y el arrepentimiento del día después, por ejemplo. Los consumos compulsivos derivan en ocasiones en comportamientos excesivamente desinhibidos, que pueden llevarte a decir algo que en realidad no piensas, o hacer algo que en realidad no quieres.

Como verás más adelante, la sociedad no utiliza el mismo rasero para medir el comportamiento del hombre y la mujer cuando estos consumen alcohol, y si se trata de consumos como el “binge drinking” aún menos.

En líneas generales, está peor vista una mujer que “pierde el control” que un hombre, con lo que puede decirse que como mujer “pagarás un precio mayor” por consumos como el “binge drinking”.

Al margen de ello, la desinhibición y pérdida de control pueden tener consecuencias más serias, por ejemplo las relacionadas con comportamientos sexuales, que en ciertos casos acaban en embarazo no deseados.

2- ¿Si bebo la misma cantidad de alcohol que un hombre, me afectará igual?

No, si bebes la misma cantidad de alcohol que un hombre, a tí te afectará más.

En líneas generales, las mujeres y los hombres no absorben y metabolizan el alcohol por igual, por lo que sus consecuencias también varían.

En el artículo Mujeres versus hombres; les afecta el alcohol por igual? te explicamos todos los porqués y te detallamos cuáles son esas consecuencias.

3- ¿Puedo beber alcohol, aunque sea en pequeñas cantidades, cuando estoy embarazada?

La respuesta es rotunda en este punto; NO.

Beber durante el embarazo puede tener consecuencias muy graves para tu bebé incluso si consumes pequeñas cantidades de alcohol.

Una de esas consecuencias es el Síndrome Alcohólico Fetal, cuya explicación y consecuencias te explicamos en el artículo: Sindrome Alcoholico Fetal (SAF) o cómo dañar a tu hijo antes de traerlo al mundo.

4- ¿Cuál es la imagen que tiene la sociedad sobre el alcoholismo en la mujer?

La realidad muestra también en este caso que la igualdad está lejos de conseguirse, ya que en líneas generales, la sociedad será menos tolerante contigo si tienes problemas de alcoholismo de lo que lo será con un hombre.
Estereotipos asociados a cada género, y hábitos de consumo diferentes, son las explicaciones que encontrarás ampliadas en el artículo: Mujeres versus hombres: ¿aceptamos igual a las alcohólicas que a los alcohólicos?

5- ¿Cómo puede ayudarme un tratamiento si soy mujer y tengo problemas de alcohol?

El tratamiento es tu punto de partida cuando quieres recorrer el camino de la abstinencia, y decides que la rutina de consumo que llevas debe parar porque seguir así tendrá consecuencias cada vez peores.

Arrastrando las consecuencias del trato social diferente respecto alcoholismo femenino, puede que sientas vergüenza y tiendas a ocultar el problema que tienes.

Una muestra de ello es el hecho de que las mujeres que inician tratamientos, en ocasiones demoran el momento de incorporarse a las terapias de grupo, por miedo a encontrarse a alguna persona conocida.

Sin embargo, es el tratamiento el espacio en el que surge la aceptación de la realidad, asumiendo que el alcoholismo es una enfermedad común en nuestra sociedad, tanto en hombre como en mujeres, y que como toda enfermedad requiere de unas pautas a seguir para ser tratada.

Actualmente, las consultas en las que se tratan las adicciones, han observado un aumento de mujeres alcohólicas que comienzan tratamientos, y esto tiene una doble lectura.

Por una parte, es positivo ratificar que un problema que siempre ha existido está siendo enfrentado, y las mujeres con problemas de alcoholismo están optando por ponerse en tratamiento cuando lo necesitan.

Sin embargo, es preocupante observar que la tasa de mujeres con problemas de alcohol está aumentando, y estudios como el realizado por el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism (NIAAA) entre el 2002 y el 2012 lo ratifican. En él se alerta de que la tasa de consumo de bebidas alcohólicas entre mujeres ha aumentado en ese periodo, mientras que el consumo en hombres ha disminuido ligeramente.
Si eres mujer y tienes problemas de alcoholismo, primero piensa no tienes nada de lo que avergonzarte, y que simplemente tienes un problema que debes enfrentar.

Para ello, lo segundo es comenzar un tratamiento.

Escríbenos, Podemos ayudarte