Diseño, es una palabra comúnmente asociada a la creatividad, a la creación de objetos o espacios funcionales y estéticos.

Sin embargo, añadirle delante la palabra droga, genera una peligrosa combinación, que se materializa en un abanico de sustancias con nombres imposibles y efectos secundarios nefastos.

Drogas de diseño, drogas sintéticas o de síntesis, “nuevas drogas” etc., diferentes formas de referirse a un problema común que trae de cabeza a las autoridades mundiales que trabajan en materia de prevención de la drogadicción.

El informe mundial sobre las drogas 2016 (resumen en español publicado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito ) UNODC, confirma que el consumo de drogas sintéticas ha aumentado con respecto a 2015 de forma alarmante:

El incremento, a nivel mundial, ha sido el siguiente:

– Metanfetaminas: un 21 % más
– Anfetaminas: un 16 % más
– Éxtasis: un 122 % más
– NSP (Nuevas Sustancias Psicoactivas): un 18 % más

¿Qué son las drogas de diseño o sintéticas?

Son aquellas creadas a partir de otra droga sintética o una sustancia natural, modificando su estructuctura química.

No tienen porqué tener el mismo perfil psicofarmacológico, es decir, ser depresoras, estimulantes alucinógenas etc., lo cual hace que su concepto sea confuso.

Por ejemplo, se incluyen diferentes sustancias que pueden tener efectos tanto alucinatorios como estimulantes al mismo tiempo.

En la práctica, se materializan en multitud de drogas, entre otras:

  • Extasis (MDMA)
  • Cristal
  • LSD
  • Anfetaminas
  • PCP
  • Ketamina

El incremento en el consumo y producción de este tipo de drogas en las últimas décadas se debe en gran medida a dos factores:

– Sus activos pueden no provenir de plantas y por lo tanto no necesitar ser cultivados (a diferencia de la heroína o la cocaína, por ejemplo)
– Pueden producirse a pequeña escala en “cualquier lugar” (por ejemplo en las “cocinas de droga”)

Ese importante aumento de su presencia en la sociedad, ha supuesto que las “nuevas drogas” se hayan extendido entre jóvenes y adolescentes en los últimos años, cuyo consumo se ha asociado a la actividad física extenuante que llevan a cabo en ocasiones en las discotecas (raves o rave parties).

[Tweet «Dos tipos de drogas de diseño que han adquirido relevancia últimamente son el PCP y la Ketamina, las drogas disociativas por excelencia.»]

Drogas disociativas, son aquellas que distorsionan las percepciones visuales y auditivas y producen sentimientos de aislamiento o disociación del medio ambiente y de sí mismo.

En otras palabras, separan la mente del cuerpo.

Cabe destacar, que estas alteraciones de la mente no son alucinaciones. El PCP y la ketamina, por lo tanto, son conocidos de manera más adecuada como «anestésicos disociativos».

Tanto el PCP como la Ketamina fueron inicialmente desarrollados como anestésicos generales para cirugía, pero actualmente su uso es menos común en humanos (o directamente no se usa), y es más frecuentes en la práctica veterinaria.

PCP

Nombre químico
Clorhidrato de fenciclidina

Nombre común
Polvo de ángel, ozono etc.

Características y efectos
Como droga disociativa, actúa alterando la distribución del neurotransmisor glutamato a través del cerebro.

El glutamato está involucrado en la percepción del dolor, las respuestas al ambiente, y la memoria.

Dentro de sus efectos, el PCP distorsiona las percepciones visuales y auditivas y produce sentimientos de aislamiento o disociación del medio ambiente y de sí mismo.

En función de su dosis, otros efectos de esta droga son el mareo, disminución de la percepción del dolor, contracciones etc.

En dosis muy elevadas, puede causar coma o la muerte.

Se presenta generalmente en polvo o en líquido, y su forma de consumo habitual es rociando otras sustancias (marihuana, por ejemplo) y fumandose.

Ketamina

Nombre químico
Clorhidrato de ketamina

Nombre común
Keta, K, Especial K etc.

Características y efectos
Droga disociativa con potencial alucinógeno, utilizada originalmente en medicina por sus propiedades analgésicas y, sobre todo, anestésicas.

En los últimos años se ha propagado su administración con fines recreativos, surgiendo fenómenos de desvío de la sustancia del circuito legal. Son crecientes los repuntes de abuso, con cuadros de toxicidad y muertes por sobredosis.

Las formas de administración de la sustancia son muy diversas, por ejemplo, fumada, esnifada o inyectada.

Como en el caso del PCP, los efectos de la Ketamina incluyen la sensación de disociación, inconsciencia, amnesia y la disminución de la percepción el dolor.

Riesgos adicionales

El consumo de ambas drogas se asocia habitualmente con dosis muy tóxicas, y el peligro principal es que se trata de drogas que pueden ser letales, ya que los componentes con los que se adulteran pueden ser incluso más peligrosos que las propias sustancias.

Adicionalmente, existen problemas de conducta de riesgo que se produce bajo sus efectos, como pueden ser, por ejemplo, las prácticas sexuales sin protección.

Como hemos visto, los efectos y acciones del PCP también se aplican en gran medida a la ketamina, pero cabe destacar que ocurre lo mismo con una sustancia llamada dextrometorfano.

El dextrometorfano es un supresor de la tos ampliamente disponible, que si se toma en dosis altas, puede producir efectos similares a aquellos del PCP y de la ketamina.

Escríbenos, Podemos ayudarte