Si no has leído el primer artículo que abre esta serie, quizás te interese saber un poco más sobre las drogas de diseño antes de leer este, en el que hablaremos sobre el MDMA y el LSD.

Aquellos que manipulan las drogas de síntesis, las “hackean” constantemente en busca del químico más rentable y más difícilmente detectable para las autoridades, donde las consecuencias para la salud del consumidor pasan a un dramático segundo plano.

Estás drogas de síntesis son difícilmente enumerables, y por ejemplo el PCP y la Ketamina, que parecen estar en auge, son solo la punta del iceberg.

Día tras día descubrimos nuevos términos, algunos de ellos compuestos únicamente de letras aparentemente inconexas, que apuntan a que las drogas de diseño están más presentes que nunca en nuestra sociedad.

Veamos otros dos “sospechosos habituales” en los entornos de consumo de drogas sintéticas; el MDMA y el LSD.

MDMA

Nombre químico
3,4-metilendioximetanfetamina

Nombre común
Éxtasis, M

Características y efectos
Se trata de una droga psicoactiva de origen sintético, con propiedades estimulantes, que puede ser un neurotóxico.

El MDMA se particulariza por sus efectos empatógenos, lo cual quiere decir que quien lo consume puede experimentar una sensación subjetiva de apertura emocional e identificación afectiva con el otro.

Estos efectos se producen porque esta droga de diseño incrementa los niveles del neurotransmisor serotonina en las sinapsis neuronales, ya que la actividad de la serotonina se ha relacionado funcionalmente con los estados de ánimo y el humor.

El MDMA también afecta a otros neurotransmisores, principalmente la noradrenalina y, en menor medida, la dopamina.

Esta sustancia tiene un peligro particular, y es que anula los mecanismos protectores del organismo de nivel no consciente, provocando un posible riesgo de hipertermia y deshidratación.

Como el consumo de esta droga se ha popularizado en ciertos entornos que frecuentan discotecas, este último riesgo puede materializarse, por ejemplo, si sus consumidores bailan enérgicamente sin descanso o sin beber suficiente líquido.

LSD

Nombre químico
Dietilamida de ácido lisérgico.

La palabra LSD es un germanismo, nace como acrónimo de Lyserg Säure-Diäthylamid 25.

Nombre común
Ácido, tripi, cartón.

Características y efectos
Es un compuesto cristalino, relacionado estrechamente con los alcaloides del cornezuelo del centeno, a partir de los cuales puede prepararse semisintéticamente.

El LSD es consumido regularmente por vía oral, y se puede presentar en forma líquida o en pequeños cartones de papel absorbente impregnado de la sustancia y que muestran diferentes dibujos sobre ellos.

image

Es la sustancia psicotomimética más potente que se conoce e induce estados alterados de conciencia, comparados en ocasiones con los de la esquizofrenia o la experiencia mística.

Si se consume en grandes cantidades puede incluso producir alucinaciones visuales.

Sus efectos físicos son difíciles de predecir, incluyendo; dilatación de pupilas, aumento de la temperatura corporal y del ritmo cardíaco, pasando por sudores, pérdida del apetito y falta de sueño.

Diferentes sustancias, similares riesgos

En resumen, el MDMA y el LSD son dos sustancias muy diferentes, que se consumen en diferentes entornos y de diversas formas.

El nexo entre ambos, sin embargo, sigue siendo el abanico de efectos secundarios derivados de su consumo, en términos de adicción por un lado, y principalmente en forma de daños cerebrales que pueden resultar irreversibles.

Escríbenos, Podemos ayudarte