Te despiertas el domingo a mediodía y solo tienes ganas de darle un puñetazo a la pared porque tu promesa de no consumir se fue al traste la noche anterior.

Una situación y dos elementos; adicción y culpa.

Pareja de hecho, primas hermanas o amigas del alma. Considéralas como quieras, pero tan solo quédate con la idea de que cuando veas a una, posiblemente cerca aparecerá la otra.

No es de extrañar que hayamos mencionado la culpa en varios artículos a la hora de reflexionar sobre las adiciones. (3 reflexiones que te ayudarán a enfrentarte a tu adicción).

Sin embargo, tratándose de uno de los estados de ánimo negativos que más te ataca en la recuperación de una adicción, este tema merece un artículo aparte.

¿A quién señalas con el dedo?

Generalmente te culpas a ti mismo.

Se trata de la versión “estandar” del sentimiento de culpa, que pasa por experimentar un sentimiento negativo hacia tí mismo, porque en el fondo consideras que el hecho de consumir te está alejando de la persona que “deberías ser”.

Se puede materializar en expresiones como las siguientes:

  • Mira lo que he hecho
  • No valgo para nada
  • Siempre la cago

Adicionalmente, también puedes culpar a terceros de lo que te ocurre, de lo que has hecho o de lo que eres:

  • La culpa es de X, Y o Z
  • Si no fuera por…
  • No me dejan otra alternativa

Sea el caso que sea, la culpa no es una buena aliada en tu camino, y lo mejor que puedes hacer es reconocerla y dejarla marchar en algún momento.

Coge papel y bolígrafo que nos ponemos prácticos…

7 consejos que te ayudarán superar el sentimiento de culpa

1- Acepta que tu adicción es una enfermedad

Olvídate de que la adicción es la consecuencia de una simple mala elección que una persona toma alguna vez en la vida, que se trata de que algunas personas son débiles y otras fuertes, o de que es una época en la que uno está más desmadrado, pero que puede acabar cuando quiera.

Si eres adicto a una sustancia tienes una enfermedad, que sufren muchos millones de personas en el mundo, pero que con el tratamiento adecuado puede superarse.

Cuanto antes integres este pensamiento, más cerca estarás de esa vida mejor que deseas.

2- Se responsable

En las terapias siempre se habla de responsabilidad y esta consiste en analizar los componentes que te han llevado a sentirte culpable.

¿Te sientes culpable únicamente por cómo has actuado?

Si lo piensas un momento seguro que hay muchos más elementos que han alimentado ese sentimiento.

No se trata de justificarte, de buscar excusas por haber hecho lo que has hecho. Se trata más bien de recapacitar en busca de explicaciones que te hagan tener otra versión de los hechos, asumiendo aquello que hiciste y sus consiguientes equivocaciones.

En todo caso no niegues lo ocurrido o lo dejes para otro momento, o se convertirá en una losa que te impedirá avanzar.

También tendrás que responsabilizarte de tu tratamiento, de cambiar de hábitos (link post hábitos) y de aprender nuevas conductas que no te conduzcan al consumo.

3- Deja de vivir en el pasado

Como consecuencia del punto anterior, la reflexión te conducirá inevitablemente al pasado en muchos momentos.

Ese pasado está cargado de decisiones equivocadas y consecuencias nefastas, por eso precisamente quieres superarlo.

Sin embargo, si te mantienes dando vueltas a ese pasado una y otra vez, lamentandote de lo que has hecho, autocompadeciendote y victimizandote, volver la vista al presente te resultará un sacrificio, y verás el proceso de dejar una adicción como una barrera insalvable.

[Tweet «Si te estancas pensado en el pasado, corres el riesgo de actuar como lo hacías en el pasado.»]

¿Recuerdas lo que hacías cuando tenías que enfrentarte a cualquier dificultad?

Definitivamente, no es eso lo que quieres.

4- Destierra la culpa “tóxica”

En ocasiones, estarás caminando por la senda correcta, llevarás tiempo de rehabilitación e incluso habrás podido pasar por el proceso de haberte disculpado con aquellas personas que pudiste dañar, y a pesar de ello seguirás sintiendo un peso que te bloquea y genera ansiedad.

El sentimiento de culpa sigue ahí en forma de sufrimiento improductivo que no te permite avanzar.

De esta culpa “tóxica” poco podrás aprender, y deberás desterrarla de tu lado para que puedas seguir creciendo.

¿Cómo?

El recurso que utiliza un terapeuta habitualmente es el de establecer una pautas que consigan transformar el sentimiento de culpa en el de responsabilidad, que se mencionaba en el punto 2.

5- Aprende de tus errores

Dicen que de los errores se aprende mucho, pero esto solo ocurre si recapacitas sobre aquello en lo que te has equivocado, analizas porque ha ocurrido y sacas conclusiones de todo ello.

Después de haber recapacitado sobre lo expuesto en los puntos anteriores, preguntate:

¿Que he aprendido de mi adicción?
¿Como he actuado?
¿Hubiera actuado de la misma forma si no hubiera consumido?

En resumen:

1- Analiza tus conductas anteriores
2- Reconoce los fallos que cometiste
3- Aprende de esos fallos
4- Identifica las acciones que debes tomar para que no vuelvan a ocurrir esos fallos

6- Aceptate tal y como eres

Aceptate tal como eres ahora, sin consumo y responsable absoluto de tus actos.

Esto te ayudará también a aceptar a los demás y empatizar con ellos. Progresivamente irás dejando atrás ese sentimiento de culpa que no te lleva más que al sufrimiento innecesario, que adicionalmente impide una correcta recuperación.

7- Pide ayuda

Sentirse culpable es algo que ocurre a muchas personas en diferentes circunstancias de la vida.

La reacción de aquellos con los que compartas tus sentimientos será mucho menos dramática de lo que puedes esperar, especialmente si compartes esos sentimientos en terapias.

En resumen, trabaja por transformar tu sentimiento de culpa y estarás trasnformandote a ti mismo, y destruyendo uno de los muros que se interponen entre la persona que eras y la que quieres ser.

Escríbenos, Podemos ayudarte