Si no has leído el primero de esta miniserie de dos artículos, quizás te interese leer antes; 

MUJERES VERSUS HOMBRES (I); ¿LES AFECTA EL ALCOHOL POR IGUAL?

Isabel tiene 50 años y Edu 35.

Cada uno busca sus explicaciones a los momentos de depresión que se repiten varias veces al día, pero la forma práctica por la que han optado para afrontarlos es común; el alcohol.

Efectivamente, ambos tienen problemas de adicción.

En el primero  de los dos artículos de esta miniserie, analizábamos cómo afecta el alcohol a hombres y mujeres, y resumiamos que existen ciertos factores que hacen que Isabel deba preocuparse más que Edu por las consecuencias que tendrá el alcohol en su organismo.

Sin embargo, al margen del daño físico y mental que sufres cuando ingieres alcohol sin control, existe otra consecuencia innegable; la imagen que proyectas en la sociedad y la percepción que ésta tiene sobre tu enfermedad.

Y una vez que hemos abierto el melón, vamos a por la pregunta del millón:

¿Existen diferencias en la percepción social del alcoholismo si este afecta a mujeres o a hombres?

La respuesta breve vuelve a ser sí, y la damnificada vuelve a ser la mujer.

En resumen, la sociedad es menos tolerante con las mujeres con problemas de alcoholismo de lo que lo es con los hombres con el mismo problema.

Las 3 grandes diferencias sociales entre adictas y adictos al alcohol

1- Los estereotipos o roles de género siguen siendo diferentes

Los tiempos cambian, las sociedades evolucionan, pero es indudable que ciertas imágenes preconcebidas permanecen en nuestra mente a pesar de que nos concienciemos en ideas de igualdad.

Esas imágenes o concepciones individuales (muchas veces impuestas) de lo que son o deberían ser el hombre y la mujer, siguen creando imágenes colectivas, que en ocasiones quizás no son tan evolucionadas como podríamos desear.

En general, sigue existiendo ciertos estereotipos o características de los hombres, que los definen como:

  • Independientes
  • Racionales
  • Competitivos
  • Bruscos
  • No tendentes a mostrar sus sentimientos

Mientras que a las mujeres les toca ser:

  • Dependientes
  • Emocionales
  • Delicadas
  • Madres
  • Esposas
  • Cuidadoras

Como consecuencia de ello, o casi por herencia, el alcoholismo se ha percibido siempre como un problema masculino, siendo compatible con las expectativas de su rol de género.

En cambio el alcoholismo en una mujer es percibido por la sociedad de forma muy diferente, añadiendo una connotación más negativa, relacionada con los roles que se le suponen.

La sociedad no acaba de encajar la idea de que alguien que debería mostrarse delicada, madre o cuidadora, sea en realidad una persona cuya principal necesidad vital es consumir alcohol.

Es como si apuntamos con el dedo a esa mujer y le dijéramos:

Mírate, tú que deberías estar cuidando de los tuyos, no eres capaz ni de cuidar de ti misma.

Evidentemente no es una cuestión actual. Por ejemplo, en la antigua Roma, las mujeres tenían completamente prohibido beber, exponiéndose a penas que podían incluir la muerte.

2- Pedir ayuda es más complicado para la mujer

¿Eres hombre y quieres ponerte en tratamiento porque tienes problemas con el alcohol?

¡Perfecto!

En el mejor de los casos, tu entorno te entendera, tu familia estará a tu lado en la recuperación y la sociedad te mostrará como un ejemplo de coraje y voluntad, como aquella persona que ha sabido rectificar y dejar de consumir.

Los hombres alcohólicos tienen más facilidad para ponerse en tratamiento en el momento en el que están dispuestos a dejar de consumir, son entendidos por la sociedad e incluso alabados por su fuerza de voluntad, recibiendo apoyo familiar para ayudarles a conseguir una buena recuperación.

Sin embargo, si eres mujer el panorama puede complicarse más.

En muchas ocasiones las mujeres alcohólicas se sienten despreciables y muchas veces despreciadas por su entorno más próximo. La presencia de hijos y su miedo a la retirada, además de la penalización familiar y social que recibirían hace que les cueste mucho más pedir ayuda profesional.

3- Hombres y mujeres consumen en lugares diferentes

Los hombres consumen por lo general más en los bares, con los amigos, en cenas y fiestas. En cambio la mayoría de mujeres que tienen un problema de alcoholismo consumen en sus casas y a escondidas de sus familias o parejas.

Es cierto que los roles de la mujer, que se mencionaban antes, han ido variando durante las últimas décadas, en favor de una mujer que ocupa espacios en la sociedad más allá de los relacionados con el hogar y el cuidado de la familia.

Situaciones cotidianas como ir al trabajo diariamente, salir con los compañeros después de la jornada laboral, asistir a cenas etc. han supuesto que la mujer también consuma alcohol fuera de casa.

La consecuencia negativa de ello, es que el índice de alcoholismo en mujeres ha aumentado en los últimos años..

Qué dicen los números

En general, los hombres beben con mayor frecuencia, mayor cantidad y durante más años que las mujeres.

Por ejemplo, en España el 65,6% de la población de 15 y más años bebió alcohol alguna vez en el año 2011, el 77,5% de los hombres y el 54,3% de las mujeres.

Aún así, la realidad es que las mujeres siguen aceptando menos su enfermedad y poniéndose en tratamiento menos que los hombres, con lo que ello conlleva.

También por eso existen menos estudios sobre el alcoholismo en mujeres, y analizar las causas por las que llegan a esa situación se hace más complicado.

La clave es llamar a las cosas por su nombre

Hoy en día sabemos que la adicción es una enfermedad y no un simple vicio, y este tiene que ser tu enfoque para concienciarte, y porque no, tranquilizarte al saber que tu problema tiene solución.

¿Eres hombre y tienes problemas de alcoholismo?

Puede que la sociedad acepte de mejor grado tu enfermedad que si fueras una mujer, pero sinceramente, esto es poco relevante para que puedas dejarlo.

¿Eres mujer y tienes problemas de alcoholismo?

Saber que la sociedad será menos tolerante contigo que si fueras un hombre quizás no sea una noticia que te sorprenda.

Lo que es cierto es que muchas antes que tú han pasado por lo mismo, y han sacado el valor para pedir ayuda antes de que fuera demasiado tarde.

Este puede ser tu momento.

Escríbenos, Podemos ayudarte