Edu tiene 35 años, trabaja como informático hace varios años en una gran empresa, empleo que ciertamente no le motiva en exceso.

De hecho, si pudieras hablar con Edu más profundamente, acabaría confesando que no encuentra excesivas motivaciones en la vida hace demasiados años.

Es miércoles, son las siete de la tarde y acaba de salir de la oficina. Casi sin pensarlo en exceso y con la firme promesa de que “será solo un vino”, acaba sentado en la barra del bar de siempre.

Isabel tiene 50 años, es ingeniera y los últimos meses se le hace especialmente duro no hundirse al pensar el tiempo que lleva en el paro.

Es miércoles, son las siete de la tarde, Isabel comparte la misma barra que Edu y en su cabeza resuena una promesa similar a la de este.

Aunque parezca bastante improbable, piensa que 2 horas después, y habiendo roto ambos la promesa de tomar solo una copa, hubieran bebido exactamente la misma cantidad de alcohol.

Por ejemplo, 4 copas de vino y un whisky:

1- ¿Crees que el alcohol les habría afectado por igual?

2- ¿Por qué?

La respuesta corta es que muy probablemente se encuentren en estados de embriaguez muy diferentes, ya que solo por la diferencia de su género el alcohol no les habrá afectado por igual.

Centrémonos ahora en la segunda pregunta

Pongámonos científicos

Más allá de tópicos como; “los hombres son más grandes, más fuertes y más resistentes”, existen evidencias científicas probadas que explican porqué el alcohol no afecta por igual a unos y otras.

Lo primero que debes saber, es que las mujeres y los hombres no absorben y metabolizan el alcohol de la misma manera.

Al beber alcohol, este se absorbe en varias partes del cuerpo, pero principalmente en el intestino delgado, donde unas enzimas juegan un papel importante en su metabolización.

Y aquí comienzan las diferencias.

Por un lado, la mujer tiene menor cantidad de esas enzimas, y por otro, existen diferencias fisiológicas relacionadas con la grasa y el agua que tenemos en el cuerpo, que hacen que ellas tengan mayor concentración de alcohol que un hombre de su misma edad, talla y peso, habiendo bebido lo mismo.

Veámoslo con el ejemplo de Edu e Isabel.

Sus 4 vinos y el whisky, hubieran supuesto una ingesta de 72 grs. de alcohol puro.

Si Isabel pesará 50 kgs., su concentración de alcohol sería de 2,4 grs./litro (alcoholemia). Mientras que si Edu tuviera su misma talla y edad, y pesara lo mismo (si…quizás también necesitaría ganar algo de peso), su concentración de alcohol sería de 2 grs./litro.

Como consecuencia de esas diferencias corporales, la mujer corre el riesgo de intoxicarse más rápidamente que el hombre.

La ciencia continúa avanzando en sus investigaciones y conclusiones, y se estudian diferencias en múltiples factores que expliquen en mayor profundidad cómo y porqué afecta de forma diferente el alcohol a ambos sexos, lo que permitirá que los tratamientos cada vez evolucionen de una forma más individualizada y eficaz.

En todo caso, parece que la ciencia no está de parte de Isabel, que habiendo bebido lo mismo que Edu, desde luego que tiene varias razones más para preocuparse por su estado.

Casi te lo estarás imaginando, pero otra mala noticia para Isabel es que según han demostrado varios estudios, las mujeres desarrollan antes las enfermedades derivadas del abuso del alcohol.

Consecuencias del abuso del alcohol en hombres y mujeres

Pongamos algún ejemplo de las repercusiones negativas del alcohol en el cuerpo y cómo afecta el componente hombre-mujer.

Daños en el hígado

El estrógeno es una hormona femenina que parece la responsable de las siguientes diferencias entre hombres y mujeres en este sentido:

  • La mujer desarrolla enfermedades de hígado relacionadas con el alcohol antes y consumiendo menos que el hombre
  • Son más propensas a desarrollar hepatitis alcohólica
  • Tiene mayor riesgo de muerte por cirrosis

Daños cerebrales

Una muesca más en el contador negativo para las mujeres.

Imágenes obtenidas con resonancia magnética, han mostrado que las mujeres son más vulnerables que los hombres a las consecuencias negativas del alcohol en el cerebro.

Accidentes de tráfico

Esta vez parece que los tópicos se cumplen para bien respecto a las mujeres, cuando se habla de ellas como “más responsables que los hombres”.

Los estudios muestran que ellas son menos propensas a conducir habiendo consumido alcohol, porque lo encuentran un comportamiento menos tolerable, y por consiguiente sufren menos accidentes fatales en los que se mezclan alcohol y conducción.

Sin embargo, los estudios revelan que entre un hombre y una mujer que conduzcan con la misma concentración de alcohol en el cuerpo, ellas tienen mayor riesgo de sufrir un accidente.

Diferentes géneros pero un problema común

Parece evidente que existen diferencias entre ambos sexos a la hora de analizar cómo afecta el alcohol a hombres y mujeres, donde ellas salen más perjudicadas.

Si eres mujer y tienes problemas con el alcohol, este artículo quizás sea una mala noticia dentro de una peor, y es que no se puede negar la gravedad del alcoholismo.

Si eres hombre y tienes los mismo problemas, este artículo no debería servirte de consuelo, tu problema es exactamente el mismo que antes de que comenzaras a leerlo.

Sin embargo, la buena noticia es que no tendrás que preocuparte de nada de lo que anteriormente has leído si das los pasos para solucionar el origen de todos tus males.

La fórmula es tan simple como efectiva; si no consumes alcohol, no tendrás que preocuparte de sus consecuencias.

Escríbenos, Podemos ayudarte