Ponencia presentada en el Curso de Drogodependencias del Instituto de Estudios de la Salud patrocinado por la Generalitat de Cataluña que se hizo en Tortosa.

Generalitat de Catalunya:
Publicación de la Secretaría General Técnica del Departamento de Sanidad y Seguridad Social. Tortosa 1981.
ISBN 84-393-0096-4

Parte I

Clasificación de L.Lewin

Clasificación de L.Lewin,Phantastica ( O bien las paraísos artificiales), Berlín, 1924. Ed G. Stilke.
Es una clasificación de tipo clínico, es decir, viene dada por los efectos en el hombre.
Esta clasificación se produjo en un momento que predominantemente se extraían alcaloides, puesto que la química de síntesis casi no existía.

– Euphorica
– Opio
– Morfina
– Codeína
– Tebaína
– Heroína
– Coca y cocaína (actualmente los clasificamos como excitantes).

Entre sus efectos: disminuye y anula las facultades críticas.

II. Phantastica:

– Peiot
– Mescalina
– Cannabis
– Alcaloides de algunas sustancias

III. Inebrantica

– Alcohol
– Cloroformo
– Éter
– Gasolina

IV. Hipnótica

– Hidrato de cloral
– Veronal (primero barbituric)
– Paraldehido
– Sulfonal
– Bromuros

V. Excitantia

– Café y cafeína
– Canfora
– Bétel
– Tabaco
– Nuevo de pegamento, mato, cacao, té, kat.

Es la clásica clasificación por sirve de introducción con muchos libros que hablan de Toxicomanías.

Sorprende que en el misma apartado se coloquen los derivados del opio y de la coca. Con todo, pero, no hay duda que en su contexto histórico ofrece un excelente instrumento de trabajo. Faltaban todavía seis años para la creación del primer comité de expertos sobre Toxicomanías, dependiendo, está claro, de la Sociedad de Naciones. J. L. Bravo utilizar esta clasificación, índice de su obra Histoire des Drogas. Entre las dos han pasado casi los primeros 50 años de colaboración nacional en el campo de las Toxicomanías.

Clasificación de Delay

El año 1950 Charpentier sintetizar a los laboratorios Rhône-Poulenc la Clorpromacina, y el Julio del 1952 J. Delay la introdujo en el campo de la psiquiatría.

Se presenta el primer trabajo en que el nuevo producto es utilizado a solas ( Deniker, 1975, pág 11) el tratamiento psiquiátrico entraba en la nueva época. Cómo se tenía que encajar este nuevo producto en las clasificaciones de las drogas?

A partir del concepto de tono psicológico de Pierre Janet, que es el resultado de combinar el nivel de vigilancia con el humor (Soler, 1981, pág 47; Bayés, R., 1977, pág 57)

Así en la clasificación que Delay presentó en el Segundo Congreso Mundial de Psiquiatría, el 1957, que fue aceptada en el siguiente de 1961, aparecen los depresores y los estimulantes del humor que se añaden a los depresores y estimulantes de la vigilancia.

A. Psicolépticos

1. Hipnóticos

– Barbituricos
– No barbiturico

2. Neurolèptics

– Fenotiacinas
– Reserpina
– Butirofenonas

3. Tranquil·litzants

– Procalmadiol
– Metamino-diazepòxid

B. Psicoanalèptics

1. Anfetaminas y derivados

2. Antidepresivos

– Diazepinics
– Inhibidores de la monoamino-oxidasa (I.M.A.O.)

C. Psicodislèptics

– Mescalina
– Lisergina
– Psilocibina

Esta clasificación reúne la sustancias utilizadas en el tratamiento psiquiátrico y no incluye las que provocan dependencia como los mórficos, el alcohol, la coca o el cáñamo.

Otros autores presentan clasificaciones basadas en la idea de unificar las de Lewin y Delay, entre ellos Deniker, Varenne y Segarra (Bayés, R., 1977, pág 88), no, y al hacerlo, hace falta indica la diferencia entre una clasificación basada en los efectos clínicos de unas dosis normalizadas y los efectos clínicos de una dosis de dependencia diciendo f Como y al hacerlo, hace falta indica la diferencia entre una clasificación basada en los efectos clínicos de unas dosis normalizadas y los efectos clínicos de una dosis de dependencia.

En realidad, los especialistas con problemas de farmacodependencia no pueden quedar satisfechos con este criterio de clasificación. Es innegable su utilidad, puesto que explica, hasta cierto punto, el mecanismo de acción en el psiquismo; este mecanismo, pero, es solamente una de las cuestiones planteadas. El criterio que más nos interesa es la actitud de una droga para originar dependencia psíquica o física, o las dos sucesivamente ( Varenne, G., 1971, pág 57).

Clasificación Isabell

Una clasificación que como criterio fundamental toma la dependencia que se genera, es la creada por Harris Isbell el 1959.

Isbell, director de una institución cómo es àra la «Addiction Research Center»de Lexinton, en los EE.UU. expresa las dificultades que presenta la desintoxicación según la sustancia tomada. Se considera que todas las sustancias generan dependencia psicosocial.

La dependencia física puede ser de dos tipos: El opiacio y el alcohol-barbituric. Se diferencia en por la sintomatología de la abstinencia. El primero no produce nunca alteraciones de la conciencia ni de la sensopercepción, mientras que muy a menudo se presentan con la abstinencia de los tipos alcohol-barbitúrico. Por otro lado, el riesgo es de muerto se más alto en la abstinencia del tipo alcohol-barbituric (Varenne, G., 1973, página 65).

Esta clasificación, pero, no hace visible el grado de tolerancia que provoca cada droga.

De lo contrario, colocadas anfetaminas en el grupo de sustancias que sólo dan dependencia psicosocial. Actualmente se sabe que hay el síndrome de los tinència a las han hecho amigas, a pesar de que no tiene la porosidad de los opiacios o del alcohol.

en 1964 el Organitzación Mundial de la Salud abandonó los términos toxicomanía y hábito, puesto que entre ellos no se ahorra una diferencia clara. De hecho traen implícito un juicio de valor sobre la gravedad de una forma global. Se propuso para sustituirlos la palabra dependencia, que no ofrece de entrada idea de gravedad, intensidad de dependencia o grado de tolerancia y así no prejuzga la necesidad de fiscalización (OMS, 1964, pág 10).

Será la droga concreta que dará estas indicaciones y esto permite un abordaje más objetivo del problema. Once años más tarde, Kramer y Cameron pública por encargo de la OMS el Manual sobre dependencia a las drogas, donde se describen los cuadros clínicos de cada una de las dependencias y las formas de consumo. Clasificar las dependencias el nuevo tipo e indica de cada una la intensidad de la dependencia psíquica, física y el grado de tolerancia.

Esta es la clasificación genérica vigente.

Cada tipo corresponde a un grupo farmacológico homogéneo y da lugar a un cuadro clínico muy definido. Hay clasificaciones que nos permiten de estudiar a las drogas desde características o propiedades más concretas. Varenne introduce el criterio de peligrosidad a la segunda clasificación: aquí se destacan muy bien sustancias que en otras clasificaciones pueden parecer relativamente inocentes como el alcohol y el LSD Y también incluye la fenacetina, analgèsic antipirètic de utilidad terapéutica pareciendo a la aspirina

La organización mundial de la Salud también establece una clasificación de peligrosidad según la existencia de dependencia física, la velocidad en que se desarrolló la dependencia y la toxicidad.

También la OMS, A efectos de determinar la necesidad de fiscalización, establece una clasificación donde se relacionan la utilidad y el riesgo de la salud pública.

a). Fármacos de riesgo especialmente grave por la salud pública y de valor terapéutico muy limitado o nulo. LSD, otros al·lucinògens, tetrahidrocannabinoles.

b1) Fármacos que se pueden consumir abusivamente en riesgo notable para la salud pública y de valor terapéutico débil o moderado. Anfetaminas.

b2) Fármacos que se pueden consumir abuse mal con riesgo notable por la salud pública y de valor terapéutico moderado lo grande. Barbitúricos.

c). Fármacos que pueden ser consumidos abusivamente con riesgo débil, pero significativo para la salud pública y de valor terapéutico entre escaso y grande. Algún barbitúrico, hidrato de cloral, paraldehido.

d). Preparaciones en sustancias de los grupos b1, b2 o c mezcladas con otras sustancias que no provocando dependencia en concentraciones tan pequeñas o en forma tal que hacen improbable el abuso y muy difícil la recuperación del ingrediente.

( OMS, inf. tec. nº 437, pág 12, Oughourlian, J. M., pág 42, 1977)

F. Freixa publicó el febrero de 1978 una clasificación sociológica de las drogas que ya hacía tiempos que usaba, sobre todo en el campo de la prevención.

A las variaciones según el medio geográfico, cultural, político y económico, es una clasificación para comprender aspectos como: forma de llegada a la dependencia, canales de distribución de la sustancia, benevolencia social hacia las drogas institucionalizadas y distorsión en el tratamiento periodístico de las drogas ilegales.

Desgraciadamente hace falta habla también de drogas «duras» y «blandas». Desgraciadamente, puesto que en estos últimos tiempos ha sido un calificativo frecuente.

Se trata de una división de las drogas no científica y tendenciosa. Es evidente que hay unas de peores que otros, pero también hay dosis peores que otras y edades peores que otras.

Detrás de estos calificativos hay planteamientos cómo: las drogas son algo inevitable o que algunas en ciertas circunstancias no son tan malas como esto. Son opiniones frecuentes, pero que atacan la salud pública.

Escríbenos, Podemos ayudarte