Si estás embarazada o planeas estarlo y consumes alcohol de forma regular, considera lo siguiente un mantra sagrado, una frase tallada en piedra o haz un póster gigante y pegalo en la pared de tu cuarto para verlo cada mañana:

TU RELACIÓN CON EL ALCOHOL TIENE QUE TERMINAR CUANTO ANTES

La relación tiene que finalizar si no quieres correr el riesgo de traer al mundo un niño cuya vida pueda estar condicionada seriamente:

  • Retraso mental
  • Hiperactividad
  • Trastornos de personalidad
  • Adicciones
  • Problemas afectivos

Las potenciales consecuencias de consumir alcohol durante el embarazo hablan por sí mismas.

Las decisiones de tu bebé en este punto, para bien o para mal, las tomarás tú, hasta que el milagro de la vida se materialice dentro de unos meses, cuando el pequeño abra los ojos por primera vez.

¿Suena serio verdad?

Lo es, y vamos a explicarte porqué.

¿Que es el Síndrome Alcohólico Fetal?

Se trata de un defecto congénito (nace con el bebé), que puede darse en una persona cuya madre ha consumido bebidas alcohólicas durante el embarazo.

Normalizada y altamente permitida, no es de extrañar que el alcohol sea la droga más consumida del mundo, tanto por hombres como por mujeres.

Es una sustancia que lleva siglos vinculada a nuestra especie, con lo que era cuestión de tiempo que la ciencia relacionara su consumo durante el embarazo con las graves consecuencias que ello puede ocasionar.

Y a pesar de ello, la relación se estableció relativamente tarde.

Un vistazo a la historia del Síndrome Alcohólico Fetal

1899

El médico de una prisión de Liverpool, el Dr.William Sullivan, percibió que el número de abortos y de mortalidad infantil era superior en mujeres alcohólicas que abstemias.

Posteriormente, concluyó que la principal causa de muerte y daño fetal era la intoxicación alcohólica de las madres.

Mediados del siglo XX

Comienzan a publicarse trabajos sobre las deficiencias físicas y psíquicas de niños expuestos intrauterinamente al alcohol, por ejemplo artículos del pediatra francés Paul Lemoine en la década de los 60.

1973

Se pone nombre a estas malformaciones.

En un estudio de la Universidad de Washington, Jones y Smith (1973), describen un patrón de malformaciones comunes en 8 niños nacidos de madres alcohólicas:

1- Deficiencias en el crecimiento pre y postnatal
2- Alteraciones craneofaciales
3- Graves disfunciones del sistema nervioso central

[Tweet «Esto es lo que ocurre cuando bebes durante el embarazo»]

Lo primero que debes de tener en cuenta es que si bebes el alcohol la sustancia llegará a tu bebé, y este no tiene la capacidad de absorberlo que tienes tú.

El alcohol atraviesa la placenta de la madre llegando al feto rápidamente, ya que existe un movimiento libre bidireccional de ese alcohol entre el compartimento materno y el fetal.

El hígado del bebé es uno de los últimos órganos en desarrollarse, que no lo hará hasta la última etapa del embarazo, por ello el alcohol puede acarrear problemas en el normal desarrollo del órgano y sus consecuencias relacionadas.

Ni mucho ni poco, la respuesta es nada

Las consecuencias del Síndrome Alcohólico Fetal pueden darse desde consumos leves hasta elevados de la madre durante el embarazo.

Hay estudios que han demostrado que son más dañinos para el feto los consumos de grandes cantidades de alcohol, aunque sean puntuales.

Por lo tanto, el patrón de consumo de alcohol es un factor importante en la aparición de los efectos fetales asociados al consumo de la sustancia.

Es importante puntualizar que esas consecuencias pueden variar y presentarse en algunas ocasiones, pero en otras no, dependiendo de diferentes factores.

Por ello, se estima que si una mujer consume alcohol en elevadas cantidades, únicamente entre un 4 y un 15 % de los casos desarrollará el cuadro completo del Síndrome Alcohólico Fetal.

Lo importante, cabe recordar, es el hecho de que alguna de las consecuencias podrá darse incluso si la ingesta de alcohol es leve.

Las consecuencias

Uno de los marcadores para diagnosticar el SAF es la definición del patrón craneofacial que se observa en los niños con este síndrome.

Sus caras muestran unas características comunes:

  • Ojos pequeños
  • Pliegues epicánticos
  • Desaparición del filtrum
  • Labio superior delgado

Un gran porcentaje de niños con SAF presentan problemas importante en el sistema óptico, relacionados con la vulnerabilidad del sistema nervioso al efecto del tóxico del alcohol, manifestándose también con frecuencia en problemas auditivos, como pérdida de audición, otitis y disfunciones del sistema auditivo.

También se ha demostrado que los niños con SAF tienen un problema de crecimiento pre y post natal mostrando un déficit en la talla y peso corporal, sobre todo en la etapa neonatal y en edad escolar.

En la adolescencia muchos de ellos recuperan el peso corporal pero la estatura suele estar generalmente por debajo de la normalidad.

Según la doctora Ann Streissguth en 1978, el cerebro de los niños con SAF es de pequeño tamaño (microcéfalo) en el momento del nacimiento, presentando graves malformaciones estructurales.

Los recién nacidos generalmente suelen ser irritables y temblorosos, efectúan una débil succión y muestran malestar ante los estímulos sensoriales.

Los estudios de esta autora en 1977, revelan que los niños de mayor edad son habitualmente hipotónicos (disminución del tono muscular) y con escasa coordinación motora en sus movimientos.

Las alteraciones morfológicas se relacionan con importantes alteraciones funcionales y cognitivas que se manifiestan con retraso mental, disfunciones motoras, de memoria y de aprendizaje.

Tómatelo en serio

Las consecuencias de que una madre embarazada consuma alcohol pueden ser muy serias para su bebé, y para reducir los riesgos al mínimo lo más conveniente es no beber en absoluto.

Retraso mental, problemas físicos y motores, adicciones, son solo algunas de las cargas que puedes añadir a la vida de un niño si decides “jugar a la ruleta rusa” y consumir alcohol durante el embarazo.

Traer al mundo a un niño sano y que pueda afrontar las dificultades de la vida en igualdad de condiciones respecto a otros niños, pasa por un embarazo saludable y libre de toda sustancia nociva.

¿Necesitas ayuda o conoces a alguien que puede necesitarla pero no sabes por dónde empezar?

Contacta con nosotros, sabemos cómo hacerlo.